jueves, 22 de julio de 2010

La fiesta murió

"...y uno en medio de la gente pide al cielo la toalla”
Rodolfo Edwards



La fiesta murió,
no hubo respiración cuerpo a cuerpo que la salve,
quedó agonizando, desangradosé en la trinchera,
sin puchos ni morfina.

La fiesta murió,
fue un duelo lleno de pionono y fernet;
ninguna tarada tuvo necesidad de ir al baño a perfumarse el vientre,
ningún idiota tuvo el tupé de secuestrar un mail,
y encima, ni siquiera estaban los putos de siempre,
que por lo menos hablan de teatro.

La fiesta murió,
se fue al descenso de local,
indigna, trágicamente aburrida, frígida,
más insulsa que chupar un codo,
gris topo, gris Londres,
gris auto nuevo de tu novio, gris pelota de handball,
insignificante, como una liebre muerta sobre la ruta,
tristísima, como esa tarde que me tuviste lástima,
mediocre, como un albañil al que no se le ve la raya del culo.

1 comentario: