martes, 29 de abril de 2014

Los amores de su vida


Los amores de su vida se van,
en silencio,
haciéndose los boludos,
sin culpa,
huyen,
se pierden en la neblina de un amanecer
que nunca llegó,
que nunca pudo;
se van,
se toman el palo en un Chevallier sucio,
en avión,
en los sueños,
en ovni,
se van en lo que tengan a mano,
en barrilete,
en remis,
en combi,
en bicicleta;
como sea,
lo amores de su vida se van,
se los ve pedaleando al sol,
con vestidos de colores,
con los pelos al viento,
se despiden de la pérdida,
y con el duelo resuelto,
se van,
dejan el ruido atrás;
cuando él fue,
los amores de su vida fueron, vinieron,
y armaron campamento en su recuerdo;
no dudan,
se van,
emociona verlos caminar por un puente viejo,
a punto de caerse,
pero sonriendo,
felices,
silbando acordes mayores,
así se van,
claros,
livianos,
libres,
se fugan del debate cíclico,
de la contaminación,
del vicio;
los amores de su vida se van,
marchan,
son una colimba sensible,
corren por un bosque escarchado,
a oscuras,
desaparecen,
como el suspenso,
como la paz,
como las ganas,
como los goles de la fecha en el noticiero,
inalcanzables,
siempre se van,
son una hinchada visitante que perdió,
se van,
nada los detiende,
por la noche,
bajo las estrellas de un cielo color nafta,
parten,
como la fama,
como el éxito,
como la tolerancia,
los amores de su vida se van,
para no volver,
para no arruinarse,
escapan en una calesita voladora,
recorren los techos de un barrio imposible,
con luces de carnaval,
con cumbia santafesina,
van levantando vuelo y se alejan,
no están más a su lado,
se van,
prometiendo nadas,
llorando contradicciones,
los amores de su vida se van,
son un link que marca error,
un zeppelin,
una liebre,
una Ferrari,
un huracán,
un barco de papel,
un poco de historia,
que cada ganador,
contará como le convenga. 

viernes, 11 de abril de 2014

La primera noche


Lo vamos a pensar,
mucho,
vamos a tomar la decisión
y vamos a vivir juntos;
va a ser difícil,
ya sé,
como todas las primaveras que se planean,
pero la primera noche,
vamos a estar en medias,
vamos a pedir delivery de perdices,
vamos a tomar vino,
vamos a tener los labios violetas,
y en el placard de la pieza,
donde yo guardo los botines embarrados,
vamos hacer un túnel secreto que nos lleve hasta
los paisajes de los desodorantes de ambiente,
y ahí nos vamos a dar un beso,
con No me arrepiento de este amor de fondo,
y agarrados de la mano,
vamos a correr entre los pinos,
sonriendo,
agitados,
como en una película de Disney
dirigida por Leonardo Favio,
y vos vas a ser más linda que Emmy Rossum,
y yo voy a tener la sonrisa de Maradona en México,
pero voy a estar con un jean
y con una camisa cuadrillé,
una que me regalaste para un cumpleaños,
nada va a tener que ver con nada,
por eso nos vamos a reír,
vamos a llorar de risa,
vas a decir que esto es ridículo,
y cuando digas eso te voy a besar de nuevo,
porque sí,
porque sos muy femenina,
te nace,
te brota,
es como ser sindicalista y tener carisma,
y te voy a decir eso,
gesticulando,
y te vas a tentar,
y vamos a sentir que es un sueño,
vamos a ver que cae la tarde,
vamos a oír los pájaros,
y agarrados de la mano,
vamos a volver a meternos al túnel,
y vos vas a decir algún chiste fácil sobre Sábato,
y yo te voy a decir que te apures,
y te voy a pellizcar un cachete del culo,
y me vas a putear,
otra vez tentada,
y me vas a decir que cuando lleguemos
a casa me vas a agarrar,
y cuando estemos de vuelta en la pieza,
vamos a ser felices,
y listo.

martes, 8 de abril de 2014

Lo que pensé un feriado a la tarde


Ahora que llueve,
me voy a parar cerca de la ventana
y voy a tomar mate,
en un acto de resistencia a la velocidad.

Con el termo apoyado en el pecho,
voy a mirar cómo se mojan las zapatillas,
en una esquina del balcón.

Aunque sea por un rato,
eso me va a dar fuerza
para entender tu tiempo,
que se parece a esa maceta abandonada,
a la que quiero poner en condiciones.