jueves, 5 de enero de 2012

Verano

Pedacitos de silencio muriendo
en el sótano de las nubes,
es verano,
es la siesta,
una piba tiene un yeso en el brazo derecho
y su novio se lo escribió con fibrón:

/Dios es todo/no puede progresar/

debajo,
el logo de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota,
prolijo,
conciente;

y es verano,
y es la siesta,

el sol retumba contra unos
Ray Ban comprados en Retiro,
alguien de vacaciones llora porque
extraña a alguien que está trabajando,
el heladero de mi barrio tiene pegada
una fotito de Cristina en el mostrador,
el detalle gana y pierde clientes,
un herpe nace en el labio inferior de un pibe
que se come una naranja a la sombra,
hay suplentes que se matan en la pretemporada
pero ya saben que van a seguir siendo suplentes,

hay calor,
hay amor,
hay ventilador,

hay una señora regando la vereda,
tarareando una zamba,
diez y cuarto pasadas,
es verano,
es de noche,
el televisor con mucho volumen,
la domada de Jesus María en vivo y en directo,

nos sentamos en el patio,
nos tomamos de la mano,
encontramos las Tres Marías,
ninguna suele ser la mía,

y desde adentro,

escuchamos las rimas del payador,
la luna brilla sobre el pasto mojado,
hay indicios meticulosos de bordeadora,
la Pelopincho nueva,
llena hasta el tope,
con una quietud maravillosa,
la lona tirante,
gorda,
hinchada,
los caños blancos bien firmes,

y es verano,
y es de noche,

Polka duerme debajo de la parrilla,
tranquila como agua de mapa,
sin alma acondicionada,
sueña con la pelotita de tenis podrida,
toda feliz y peluda.

6 comentarios:

  1. Muy bueno!

    Joaquin Paccapelo.

    ResponderEliminar
  2. faaaa, fuiste y viniste por todas las noches de verano de toooooda la pampa y más... y encima tmb ida y vuelta entre tiempos...
    re lindo che leíto... re lindo...

    abrazo

    ResponderEliminar