miércoles, 17 de junio de 2015

Un día de semana de junio

Casi las tres de la mañana
y no me puedo dormir.

En remera,
pantalón largo de River
y medias,
ordeno la biblioteca.

Agarro cualquier libro,
leo una página al azar
y lo vuelvo a guardar
donde estuvo siempre.

Así,
hasta sentir que me
voy a soñar encima.

No me queda otra,
me conozco,
si me dejo llevar por el silencio,
soy el agua del mar cuando rebota
contra las paredes de un faro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario